La autenticidad de Shakira

Por Crystina Martínez

Lo digo con honestidad, y supongo que me pasa como a muchos colombianos, siento cierta nostalgia por la  Shakira de los “Pies descalzos”, no exactamente extraño la semi-rockera, la gordita, la del pelo negro (me importa un bledo si el color de su pelo es rojo, verde o rubio), pero sí extraño aquella chica de letras pensantes, la de propuestas musicales innovadoras. Porque hay que decirlo, una cosa es escuchar Octavo día o ¿Dónde están los ladrones?, incluso, Ojos así, y otra muy distinta, Loba, Rabiosa, Loca; canciones tituladas con tales epítetos  y compuestas con una poética  tan desventurada, que parecen más una obra de Daddy Yankee que la de una artista del talante y del ingenio de Shakira.

Hace 12 años a capa y espada la defendí de quienes apresuradamente y sin ninguna contemplación, dijeron que “la niña bonita de Barranquilla”, terminaría convirtiéndose en un producto más de la industria y  de los que la compararon con la canadiense Alanis Morissette, no porque esta comparación fuese odiosa, sino más bien porque parecía que el objetivo era restarle crédito a su autenticidad.

También la defendí  de cierta revista gringa que, como todo medio de comunicación creyéndose dueño de la verdad,  llegó a decir , justo en el momento en que Shakira preparaba su primera producción en inglés (Laundry Service), que era casi imposible que ella pudiera conquistar el mercado estadounidense, ya que aparte de no hablar bien el idioma de Shakespeare, había nacido en “una sucia ciudad portuaria” (ignorancia del  periodista que se atrevió a escribir tan fatídica conclusión, pues nada sabía él sobre la riqueza musical colombiana, o mejor dicho, sobre la riqueza musical de la costa colombiana).

No me cuesta confesarlo, sin importar que  me confundan con una fanática desaforada, yo defendía a Shakira de las lenguas acusadoras, de los dedos trituradores de escritores o “escribidores”  que no sienten piedad por nadie cuando empiezan a teclear, y la defendí sin la mínima sustancia de chovinismo, aunque, vaya, se siente bien saber que es colombiana, saber que es de Barranquilla, saber que es de la Costa Atlántica. La defendí porque creí,  y valga decirlo,  aun creo en su talento (lo tiene y mucho), a pesar de que ya para entonces había caído en las manos explotadoras del matrimonio Estefan y se disponía a encontrarse con el ex mánager de Madonna.

Supuse, en algún momento, que si al menos cedía a la frivolidad y a la falta de escrúpulos del Mercado, Shakira mantendría parte de su esencia y la defendería  como yo a ella (aunque nunca se entere de mi existencia), para callarle la boca a los pronosticadores de oficio, para decirle al mundo que a los latinoamericanos no nos hace falta imitar y que tampoco andamos en búsqueda de una identidad propia porque desde hace mucho la tenemos, y  no solo hacemos y poseemos buena música, sino que somos capaces de cantar y de bailar al ritmo que se nos pegue la regalada gana.

Pero como todo ser humano, yo también me equivoco, me equivoqué en unas de mis defensas  y mi equivocación fue la misma o más o menos parecida a la del Nobel de Literatura García Márquez, quien se atrevió a escribir, por allá empezando la primera década del 2000, que “la música de Shakira tiene una impronta personal que no se parece a la de nadie”. Claro, en esa época no se parecía (o casi no se parecía) a  la de nadie, actualmente es comparable hasta con los covers que hace Thalía, porque para mal de Shakira, a esta pseudocantante mexicana que ni siquiera tuvo talento para las telenovelas y  hasta ahora no se le conoce descendencia árabe,  también se le dio por cantar con la voz entrecortada, también le provocó salir en un videoclip  luciendo un collar de monedas. Solo falta que alguien, con ingenua o mala intención,  se le ocurra decir que fue Shakira quien copió a Thalía, pero cuando eso suceda, yo espero estar “un millón de noches lejos (muy lejos) de esta enorme ciudad”  por que ya no tendré nada, absolutamente nada que defender.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

One response to “La autenticidad de Shakira”

  1. Kindy says :

    Hola Crystina… muy acertado tu comentario referente a esta chica, que sí efectivamente ha dado mucho de que hablar… En lo que a mi respecta he escuchado que ha sido una vende patria, que ha dejado su patria para asisrse de otra (la patria del Norte, que ha buscado de penetrar en la conciencia de todos y todas a nivel global)… bueno en fin a lo que iva, si yo también en la seguí muy de cerca en sus inicios… y como dice una compañera de la oficina “extrañamos a la shakira a la que se le entendía cuando cantaba y ésta en la que se ha convertido es mas bien un títere del imperio”. Y bueno no se si recuerdas un de sus canciones que tiene parte de cumbia, donde un trozo instrumental era identico a una de las canciones del llamado “bebe de la salsa” Jerry Rivera (por la cual si mal no recuerdo fue demandada)… al igual que cuando el WacaWaca, con trozos de la música de Wilfrido Vargas… tu me dirás… ahí te dejo la incognita… ¿será que tiene conflictos con su autenticidad?, ¿será que está siguiendo esa frase que decía mi padre “crea fama y acuéstate a dormir”?, ¿está tan segura de sus seguidores, que ya no es auténtica, no compone y piensa que la seguirán sin importar lo que haga o diga?… bueno Crystina, son muchas preguntas que se pueden tejer con este hilo… pero te digo que no hay nada mejor que ser una persona auténtica en todo… Como creo lo eres tu…

    Se te kiere un montón y sigue adelante, que estas son cosas que deben salir para que la gente abra los ojos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: