Chávez y la prensa

Hugo Chávez y la periodista de CNN, Patricia Janiot

Por Crystina Martínez

Tanto la prensa nacional como internacional se ha encargado de satanizarlo, de presentarlo como el nuevo caudillo democrático, de compararlo con Hitler y Franco. A juicio de los sectores más recalcitrantes es el Leviatán de nuestro tiempo, aunque este título no se lo ganó precisamente cuando llegó a la Presidencia en 1999, sino siete años atrás cuando tuvo la osadía de comandar una rebelión cívico-militar en contra del gobierno de Carlos Andrés Pérez, quien había sumido en la miseria a Venezuela endeudándola con el FMI.

Hugo Rafael Chávez Frías, o Chávez como simplemente le llama el pueblo, o si se quiere Comandante Presidente (como le llama su séquito), dedica  indudablemente  infinitas horas de desvelo  y entrega a los asuntos de la patria. Quienes lo conocen de cerca, aseguran que posee una voluntad de granito, un compromiso inquebrantable con los pobres capaz de resistir todas las seducciones perversas de los ricos. Tras el sueño de la América unida,  ha llevado a  su país  bajo la bandera del bolivarianismo, a  diversas transformaciones en todas las esferas. Transformaciones, que a la larga, son inadecuadas para la derecha y significativamente ligth para la izquierda radical.

Acusado por una oposición mercenaria, al mismo tiempo y con la misma ligereza, de dictador y de fantoche, Chávez insiste en impulsar el socialismo del siglo XXI en una nación que parecía condenada a la fatalidad del capitalismo. Para bien o para mal, la historia de su país ha cambiado para siempre, revirtiéndose así los pronósticos más concienzudos. Recuérdese que el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez llegó a decir en cierta ocasión que cuando el mundo fuese comunista, Venezuela quedaría para refugio del Papa.

Chávez es uno de los pocos presidentes de la región, que le gusta romper el protocolo; un rebelde nato que se enfrenta, sin escrúpulos, al estamento tradicional. El único que mandó a Bush hijo a lavarse el paltó (frase popular que quiere decir limpiarse la parte trasera del frac). El único que le dijo a Álvaro Uribe que era un cachorro y chupamedias del imperio y el único que se la ha ocurrido regalarle a Barack Obama Las venas abiertas de América Latina.

Por todo lo planteado anteriormente, es de esperarse que su relación con las grandes corporaciones mediáticas no sea la más agradable.  Eso se puede constatar a simple vista en cualquier rueda de prensa que ofrezca. En cada encuentro con su persona, los periodistas se esfuerzan en desarticularlo, enfadarlo, ponerlo contra la pared, pues la mayoría, escudándose en en el gaje del oficio,  suelen abordarlo, no solo como el personaje polémico que es, sino también como un enemigo propio. Aunque se sabe que en el transitar de sus 13 años en el poder y gracias a su indiscutible talento y retórica, Chávez se ha vuelto inmune a las preguntas fragosas.

Sin embargo hay quienes al tener un primer contacto con él, encuentran inesperadamente a un ser humano común y no la fiera indomable construida a través de la opinión de terceros. Tal es el caso de la periodista colombiana María Jimena Duzán, quien en el año 2007, después de conocerlo, escribió un artículo titulado Una reunión con el Chávez de verdad, donde contó lo siguiente: “La tensión se fue evaporando desde que entró y saludó a uno por uno. Ni siquiera la enconada mirada de los militares que integran su guardia pretoriana nos alteró el ambiente de cordialidad que inmediatamente se instaló en esa sala. A todos nos fue desarmando con argumentos locuaces, hasta el punto de que, al final de la reunión, el presidente venezolano, en un acto de coquetería, le dedicó una copla de una canción llanera -La catira- a María Isabel Rueda, ante lo cual ella tuvo que aceptar que había quedado irremediablemente seducida. (…) Nos sorprendió el tremendo voltaje de su carisma político, capaz de doblegar al más enconado de sus enemigos”.

Con igual suerte ha contado otra periodista colombiana, Patricia Janiot, presentadora de CNN en Español con quien Chávez parece haber pactado una historia medio novelesca, medio peliculera, que si no fuese por rayar en el cliché y la cursilería pudiéramos llamar La bella y la bestia. Pero al contrario de Duzán,  a  Janiot no le bastó un solo encuentro para darse cuenta que Chávez , como ella misma ha llegado a decir, es un hombre sumamente carismático que está muy  lejos de los dioses del Olimpo.

El 24 de noviembre de 2008, Janiot  asistió al Palacio de Miraflores donde el Presidente venezolano compareció ante la prensa, días posteriores a unas elecciones de alcaldes y gobernadores. En medio de aquella mar de preguntas cortas y agresivas y, por supuesto, de respuestas largas y no tan dóciles, Chávez trae a colación el tema escabroso de la manipulación mediática y toma como ejemplo una noticia que CNN ha divulgado semanas atras acerca de una supuesta amenaza que él había hecho de sacar a la calle tanques militares en caso de perder las mencionadas elecciones.

Frente a Chávez se encuentra Janiot, sentada con una pose elegante y altiva, pose seguramente adquirida en su época de modelo o de concursante de reinado de belleza. Él, de manera fulminante,  la señala y le dice: “tú lo dijiste porque yo te vi y me dio tristeza. Te pido que lo aclares, si te dejan, Patricia, porque yo se que tú no mandas en CNN”. Ella, sin abandonar la sonrisa de Mona Lisa que le caracteriza intenta responderle pero no tiene un micrófono a la mano, comenta  algo que el Presidente logra escuchar a duras penas, algo que las cámaras de televisión no registran.  “Hasta un nivel determinado mandas tú, a ti te mandan”, vuelve a increparla Chávez.

Janiot no se queda tranquila,  sigue defendiéndose, aunque le falta el arma adecuada para disparar como debiera. Chávez vuelve al acecho: “Creo que eres muy buena periodista y una mujer muy honesta pero eres víctima de esa rapidez de ustedes allá (en CNN)”. Cuando por fin le toca el turno oficial a Janiot, su pregunta versa sobre la posibilidad  de que Chávez impulse nuevamente una reforma constitucional para extender su mandato, pero antes ironiza  agradeciendo la sintonía que su planta televisiva (donde está desde 1992), tiene en el palacio de Miraflores, “en este caserón”, arguye.

El mandatario, esta vez, baja el tono, le responde con amabilidad  y para nutrir el momento,  le pide al ministro de Comunicación que le de a Patricia sus número telefónico personal, “para que  los periodistas de CNN puedan verificar cualquier información, cuando así lo deseen”.

En febrero de 2009, Chávez aparece en las pantallas de CNN, a través de un contacto en vivo desde Caracas, para ser entrevistado durante 30 minutos por Patricia Janiot. Este encuentro, a pesar de lo que se espera, no va ser ni igual ni parecido a  aquel ocurrido en Miraflores.  Chávez desde el inicio se muestra amigable, y ella le sigue, a pesar de la presión del tiempo, sus exóticas ocurrencias.

En su última visita a Venezuela (mayo de 2012), Patricia Janiot, quien ya es vista con reserva por los seguidores del Presidente, recrea una atmósfera exacerbada. Todo el mundo quiere saber, con datos precisos,  a qué viene, con quien se reúne, que reportajes pretende realizar.

Al ser consultada por el diario Ciudad CCS, sobre si Hugo Chávez es una referencia mundial, Janiot respondió, como si se tratase de su filósofo de cabecera:  “Por supuesto que es una referencia mundial, sin duda. Expresa ese descontento que hay en uno de esos dos extremos. Él levantó las banderas del descontento social y de la igualdad en el mundo, con lo cual una gran parte de la población mundial se identifica”, dijo.

Y para dejar medio despistados y boquiabiertos a los más desconfiados, agregó: “ Chávez es un hombre sumamente carismático. Es un fenómeno mundial. Donde llega, los medios lo quieren abordar. Todos quieren entrevistar a Chávez”.

Por supuesto la tormentosa relación Chávez-Janiot, no tiene ninguna relevancia más allá de la lógica del rating.  CNN en Español  continúa con su línea antichávez, recurriendo a fotografías y videos falsos, o testimonios descontextualizados,  y Chávez , en la medida de lo posible, logra abrirse paso en el fango de ese inframundo, de ese monstruo de mil cabezas que son las empresas mediáticas; coto exclusivo de hienas y chacales, que no paran de decirle al mundo que en Venezuela manda alguien muy peligroso para la libertad de expresión, un hombre que representa una verdadera amenaza para la estabilidad de América Latina.

 

Tomado del blog Un Guajiro Ilustrado ( http://unguajiroilustrado.wordpress.com)

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

One response to “Chávez y la prensa”

  1. sol says :

    Nada mejor para ilustrar el accionar de “………de ese monstruo de mil cabezas que son las empresas mediáticas………” Éxitos Crystina da gusto leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: