Archivo | Opinión RSS for this section

Sobre perros y gatos


Por Crystina Martínez

Caracas es una ciudad de perros y gatos abandonados. Aunque pueda que se repita en otros lugares del mundo, ninguna ciudad me resulta más abominable para los animales que Caracas. Algunos hombres que transitan en motos, por mero divertimento, pasan a toda velocidad cerca de un perro callejero para asestarle una patada en las costillas. En las costillas lánguidas. El publico presente aplaude, se caga de la risa por el aullido lastimero, y el gladiador celebra haber dado en el blanco con un un gesto sádico, un gesto heroico, me atrevo a decir, un gesto heroico inigualable. Leer Más…

Anuncios

Noche de decibeles desbocados

Imagen

Por Dagmar

Son las 4 de la madrugada del domingo 9 de septiembre de 2012,  se supone que este sería un buen momento para estar en el quinto sueño, pero no, imposible dormir y descansar en este sector donde la combinación de drogas y alcohol eleva los ánimos de un grupito en desmedro de la mayoría de los que aquí habitamos. Leer Más…

VII Festival Internacional de Guitarra y Academia Solistas del Mundo

De Izq a derecha: Igor Ávila, Lorenzo Camejo, Boris Díaz, Luis Quintero, César Mora y el Luthier Eduardo Franco

Por Dagmar

De las cosas que salvan a Caracas o que nos salva a los caraqueños de vivir en ella, está la cultura. Una de esas manifestaciones culturales es la música, que utiliza como vehículo la Guitarra. Ella, la guitarra, fue la protagonista durante cuatro días en la Sala José Felix Ribas del Teatro Teresa Carreño. Leer Más…

A la izquierda… ¡por partida doble!

Santiago Feliú

 Por: Joaquin Borges Triana

Sobre la esfera de tu vida el panorama
puedes ver
sobre esta puerta y estas ganas de correr 
desactivados y perdidos
como presas de un poder 
dimensionalmente
distintos por ahí. Leer Más…

Pancha


Por Dagmar

Cuando me mudé a mi nuevo apartamento, vivían en el edificio Roberto y Laica. Tenía mucho cuidado con Grozny porque por supuesto él y Roberto no se la llevaban bien. Roberto queriendo mantener su jerarquía ganada a pulso a través de los años y detectada fácilmente en cada cicatriz de ese cuerpo que ya comenzaba a envejecer. Laica -la compañera de Roberto-, mucho más dócil, me acompañaba en gran parte del recorrido que yo hacía todas las mañanas con Grozny. Entonces, mi mamá, de quien heredé tanta sensibilidad por los animales, les bajaba comida a los dos. Leer Más…

El Watunakuy y la preocupación por el futuro de las semillas

Por Vicky Peláez

Los primeros rayos de sol fueron recibidos por  el sonido de los “pututos” (caracolas) en la explanada del templo de Wiracocha  donde  los comuneros habían depositado las semillas de papas, maíz, quinua, quiwicha y  otros productos para que las deidades andinas las bendigan.

Los altomisayoc  o sacerdotes andinos,  llegados desde diferentes puntos de los Andes  dirigían la ceremonia del Watunakuy  el encuentro sagrado ancestral inca  que se realizapara honrar al ánima de la diversidad de las semillas que permiten la vida en la Pacha Mama o Madre Tierra. Leer Más…

Buena Fe y las sillas vacías

Buena Fe en el Teatro Nacional, Caracas


Por Crystina Martínez

En Caracas, Buena Fe es un grupo venido a más. Como especie de ritual, el dúo cubano de Catalejo visita la ciudad en fechas patrias o conmemorativas de la Revolución Bolivariana.  Y en un maratón casi interminable, así como lo hacen los grandes artistas comerciales, recorre las plantas televisivas y radiales del Estado (por supuesto con las privadas no cuentan)  para someterse a una serie de preguntas, en su mayoría panfletarias, incomprensibles o poco atractivas. La típica (e innecesaria) : ¿Cómo se sienten en Venezuela?.  La política (y repetitiva) : ¿La revolución cubana es una especie de madre para las revoluciones latinoamericanas?. La necia (sinceramente la necia): ¿De dónde nace esa inquietud de hacer música de consciencia? Leer Más…

Nota de prensa

Félix Hangelini, joven poeta cubano recién asesinado en el DF

Por Carlos Manuel

Camino y la noche cae, el peso de la noche es un peso soportable, pero el peso de la conciencia no lo es, hay un momento en la vida, dice Borges, donde el hombre por fin entiende a qué se debe, ese momento no ha llegado para mí, quizás no llegue, no sé, Borges no aclaró si algunos hombres llegaban a morir sin haber pasado nunca por ese trance, cada instante es una sucesión de circunstancias que expresan exactamente lo que hubiera expresado su reverso, la conciencia es un arma muy fuerte, las luces de las avenidas me siguen provocando esa sugestión que no logro atrapar, como una rata que se escapa delante de tus ojos. Una rata huidiza y asquerosa, como todas las ratas, una rata poética, también como todas las ratas. Tantos años y la realidad carece de consistencia, el espacio se curva, el tiempo se curva, lo he escuchado en un Discovery, un agujero negro, dijo el científico con esa ironía tan propia de las eminencias, es un lugar al que no quisieras ir, existe tanta presión y tanto riesgo en los agujeros que muy probablemente, aún cuando no cruces la acera, aún cuando no salgas de tu piel de náufrago, la exhalación del universo te pase por encima, un camión a trescientos mil kilómetros por segundos, una evidencia muy sólida esa como para dudar que el dolor es cosa física, el dolor en el cuerpo, el dolor en los músculos del pensamiento. Leer Más…

Yo estuve cuando vino y se fue


Por Dagmar

Ese lunes era 24 de enero del año 2000. Decidimos encontrarnos ya que él había llegado de viaje. Casualmente yo había cumplido años hacía dos días y esa era otra excusa para estar juntos. Así que decidí quedarme con él en su pequeño cuartito que arrendaba en un espacio arriba de la quinta donde vivía su amigo de Los Palos Grandes. Allí en esa casa, había dos perros, hembra y macho de la raza Chow Chow. Kimba – el macho- ya me conocía y subía por las escaleras que daban hacia el cuarto. Yo me sentaba en el piso al borde de la puerta y comenzaba a sobarlo. Luego de un rato él me gruñía, indicativo suficiente para entender que ya era bastante. Con Simba, era menos estrecha la relación, ella me respetaba y yo a ella, además estaba embarazada y próxima a parir. Leer Más…

La autenticidad de Shakira

Por Crystina Martínez

Lo digo con honestidad, y supongo que me pasa como a muchos colombianos, siento cierta nostalgia por la  Shakira de los “Pies descalzos”, no exactamente extraño la semi-rockera, la gordita, la del pelo negro (me importa un bledo si el color de su pelo es rojo, verde o rubio), pero sí extraño aquella chica de letras pensantes, la de propuestas musicales innovadoras. Porque hay que decirlo, una cosa es escuchar Octavo día o ¿Dónde están los ladrones?, incluso, Ojos así, y otra muy distinta, Loba, Rabiosa, Loca; canciones tituladas con tales epítetos  y compuestas con una poética  tan desventurada, que parecen más una obra de Daddy Yankee que la de una artista del talante y del ingenio de Shakira. Leer Más…